Regreso al futuro (I): Bedroom tax

Una de las sensaciones más extrañas que uno tiene cuando vive en el Reino Unido es sentirse al mismo tiempo en frente del pasado y del futuro de España. El pasado porque en determinadas cuestiones, como por ejemplo el papel de la mujer en la sociedad o el clasismo, el Reino Unido se parece a la España de hace 40 o 50 años; y el futuro porque uno puede ver los efectos de la austeridad continuada a una sociedad y, sin poder evitarlo, piensa en el futuro de España.

Se conoce que el equipo de Mariano Rajoy se ha reunido de forma regular con el equipo del primer ministro británico, David Cameron, para tener guía y asesoramiento en la aplicación de las políticas de austeridad económica en España. Para tener clara la magnitud de las políticas de austeridad de Cameron hay que tener en cuenta que algunos sectores de la sociedad británica consideran que las políticas de Cameron son comparables a las de Margaret Thatcher. La austeridad, sin o con asesoramiento, ha sido también la tónica dominante durante los últimos años en Catalunya, el Govern tampoco se ha quedado corto. Definitivamente la falta de referentes y valores convierten a nuestros gobernantes en políticos sin un criterio claro, se pasa de la fiesta más descontrolada a la austeridad más cruel. El uso racional de los recursos económicos y humanos nunca ha sido nuestro fuerte y, ahora, la austeridad se convierte en la herramienta más eficaz para desmontar las estructuras de bienestar que tanto esfuerzo costaron levantar mientras se extrema la división de clase.

Pero regresemos al futuro, este post empieza una serie de textos que abordarán algunas de las políticas sociales de austeridad en el Reino Unido. El objetivo no es comparar las políticas sociales del Reino Unido y de España, pues se trata de dos realidades distintas y un análisis detallado y profundo requeriría al menos una tesina de master o una tesis doctoral. Nuestro objetivo será mucho más simple, explicar las características básicas de las reformas que realiza el Gobierno de Cameron en el campo de las políticas sociales para que así podamos ver qué color puede tener el futuro. Hoy empezaremos con el Bedroom Tax (Impuesto Dormitorio).

El impuesto dormitorio no es exactamente un impuesto, es más bien una nueva manera de calcular el Housing Benefit (Subsidio para la Vivienda) que una familia pueda obtener. Este subsidio cubre una parte o la totalidad del alquiler de la vivienda habitual dependiendo de los ingresos familiares y otras circunstancias: edad, número de miembros en la unidad familiar, si alguno de ellos tiene alguna discapacidad, si se alquila en el mercado privado o en el sistema de protección oficial, la cantidad de ahorros que tenga la familia, etc.

A esta lista de circunstancias que influyen en la cantidad a recibir se ha añadido, desde abril de 2013, el impuesto dormitorio. Hay que tener en cuenta que este no afecta a aquellas personas que alquilan en el mercado privado, pero sí a aquellas que lo hacen en el sistema de vivienda de protección oficial. Es decir, como veremos, se penaliza al que no alquila en el mercado privado.

Pero antes de explicar la nueva normativa del impuesto dormitorio es importante tener clara la diferencia entre el subsidio para la vivienda (Housing Benefit) y la vivienda de protección oficial (Social Housing o Council Housing). El primero depende y es una política competencia del Gobierno del Reino Unido. El segundo, por el contrario, es competencia de los municipios (Boroughs). Todo ciudadano puede apuntarse a la lista de espera de su municipio para una vivienda de protección oficial, será el municipio el que definirá los diferentes criterios de prioridad, lo que afectará el tiempo de espera. Sin embargo, no todo el mundo puede pedir el subsidio para la vivienda, pues existen criterios determinados por el nivel de ingresos y ahorros.

Con la nueva normativa del impuesto dormitorio, la cantidad de subsidio para la vivienda a recibir viene también determinado por la diferencia entre el número de habitaciones que la vivienda de protección oficial debería tener teóricamente y las que en realidad tiene.  El número de habitaciones teórico se determina en función del número de miembros de la familia y su situación. Así, corresponde una habitación: por cada adulto soltero, por cada pareja, por todos los hijos de diferente sexo de 10 a 16 años (es decir, dos hermanos del mismo sexo tendrían que compartir habitación, dos hermanos de diferente sexo podrían tener dos habitaciones), por todos los hijos menores de 10 años independientemente del sexo, por cada miembro de la familia con una discapacidad, por cada hijo adulto que esté en las fuerzas armadas o por cada reservista, y por cada cuidador que se encargue del cuidado de los responsables del alquiler.

Pensemos en algunos ejemplos. Una familia de 4 miembros (una pareja y dos hijos de 15 años del mismo sexo) tendría derecho a 2 habitaciones. En cambio, una familia de 3 miembros (una pareja, uno de ellos discapacitado y con un hijo adulto en las fuerzas armadas) tendría derecho a 3 habitaciones. O pensemos en otro caso, una familia de 5 miembros (una pareja y tres hijos),  si los hijos tienen el mismo sexo tendrían 2 habitaciones hasta los 16 años, mientras que si los hijos son de distinto sexo la familia podrá tener 3 habitaciones a partir de que uno de ellos tenga más de 10 años. Pero, seguramente, los que se verán más afectados serán aquellos padres que se han separado y comparten el cuidado de su hijo y mantienen una habitación “extra” para cuando tienen el hijo con ellos; también aquellas personas con discapacidad que han adaptado su casa acorde con sus necesidades.

Si una família tiene más habitaciones de las que debería según la tasa dormitorio puede optar por tres vías: a) cambiarse a una vivienda de alquiler privado y reclamar el subsidio a la vivienda, b) intentar cambiarse a una vivienda de alquiler de protección oficial más pequeña si está disponible en su municipio y seguir recibiendo la misma cantidad de subsidio a la vivienda, o c) quedarse en la vivienda de protección oficial en la que está en ese momento, però aceptando una reducción en el subsidio. La reducción representa una penalización importante, será del 14% del total del alquiler (no de la ayuda que pueda recibir) si se tiene una habitación de más y del 25% del total del alquiler si se tienen 2 o más habitaciones de más.

En referencia al subsidio que se puede recibir por alquilar una vivienda en el mercado privado, este dependerá de las condiciones personales y del límite existente en cada región. Así, por ejemplo, para una vivienda con 2 dormitorios en Cardiff el límite máximo a recibir son 507,68 libras esterlinas al mes, mientras que en Bournemouth son 600 libras esterlinas al mes.

En resumen, el objetivo de la tasa dormitorio es fomentar un uso más eficiente de la vivienda pública y penalizar al que quien no lo realice. Curiosamente, la asignación de la vivienda de protección oficial la realiza el municipio, pero el Estado penaliza al ciudadano por las potenciales incoherencias entre las políticas de nivel nacional y las políticas municipales. Además, esta medida entra de lleno en la vida privada de las personas, contabiliza las habitaciones de una manera discutible, empuja a las familias al mercado del alquiler privado o fuerza, para no ser penalizado económicamente, a estar constantemente cambiando de vivienda por la inflexibilidad de la medida delante de los cambios naturales que se producen a lo largo de la vida de la unidad familiar. Se calcula que alrededor de un tercio de las familias alquilando una vivienda de protección oficial se verán afectadas por esta medida, así pues, seguro que no tardaremos en conocer el impacto de esta política en las vidas de estas personas.

Seguiremos regresando al futuro en próximos posts.

Pere Suau Sánchez

Postscript: Para tener una visión general de la evolución de la vivienda de protección oficial en el Reino Unido de manera rápida se recomienda el documental de la BBC “The Great Estate, The Rise and Fall of the Council House” emitido en 2011.

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s